Home  >   Información General   >   Corea del Norte se convirtió en “un país invulnerable”

Corea del Norte se convirtió en “un país invulnerable”

corea

“Es una potencia nuclear con el mismo poder que tenía Estados Unidos cuando puso fin a la Segunda Guerra Mundial”, destacó el analista Jorge Castro. No obstante, advirtió de que no habrá conflicto atómico

Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

La inestabilidad mundial que causó la fuerte escalada verbal de la semana pasada entre el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y funcionarios del régimen de Corea del Norte, ocasionó importantes caídas en las bolsas de todo el mundo, ante lo que a todas luces parecía un conflicto bélico inminente en cercanías de la península coreana, muy cerca de Japón y compartiendo línea de frontera con nada menos que la República Popular China, la potencia emergente de las últimas décadas del siglo pasado, actualmente líder del comercio en el mundo.
El impacto en los mercados financieros internacionales no hizo más que poner en claro la importancia que tiene la cuestión para quienes participan del movimiento global de capitales. Lo que nos llevó a preguntarnos a muchos de nosotros si efectivamente no estábamos en ciernes de un conflicto bélico de consecuencias impredecibles, de esos que sabemos cómo empiezan pero no cómo terminan.
La consulta a uno de los más respetados expertos en el juego de la geopolítica global en Argentina, Jorge Castro, no da lugar a dudas: “No habrá guerra en Corea del Norte”, asegura sin titubeos el del director del Instituto de Planeamiento Estratégico, ex secretario de Planificación de la Nación y analista de la política internacional.
“Corea del Norte se ha convertido en una potencia nuclear. Ha realizado en los últimos diez años cinco pruebas nucleares subterráneas sucesivas, todas ellas exitosas. Hoy tiene un arsenal nuclear equivalente al que tenía Estados Unidos en 1945, cuando lanzó dos bombas atómicas sobre Japón y puso fin a la Segunda Guerra Mundial. Inclusive posee un arsenal misilístico en principio de alcances corto y medio, aunque ahora también surge la posibilidad concreta de que posea misiles de alcance intercontinental, capaces de alcanzar el territorio norteamericano”, detalló el experto.
“Pero lo más importante -explicó- es que tiene bajo su control, bajo su poder, la totalidad de las fuerzas norteamericanas que están en Corea del Sur. Son 28 mil soldados, así como los 40 mil infantes de marina que están en Okinawa, en Japón, que constituyen la principal base estadounidense en Asia. A esto hay que agregarle que la capital de Corea del Sur, Seúl, se encuentra situada a menos de 35 kilómetros de la frontera con Corea del Norte, el paralelo 38, y allí viven 26 millones de personas y está situado el 70% del potencial económico de Corea del Sur y la casi totalidad del gobierno de ese país”, agregó.
Castro precisó que frente a Seúl se encuentra desplegado a lo largo del paralelo 38 “lo que se estima son 11 mil cañones de mediano alcance, de 155 milímetros, que están en condiciones de destruir la ciudad de Seúl dentro de las 24 horas de iniciada una ofensiva de EEUU contra Corea del Norte”.
En estas condiciones, Norcorea “se ha transformado en un país invulnerable desde el punto de vista estratégico”, afirmó el analista. “Lo que no deja más alternativa a los EEUU que iniciar una negociación directa de carácter bilateral con el régimen norcoreano, y para eso hay que tener en cuenta que la semana pasada, el secretario de Estado Rex Tillerson ha señalado públicamente que EEUU no tiene como objetivo la modificación o el reemplazo del régimen norcoreano. En segundo lugar, en la cumbre del Asean, brindó todas las garantías necesarias para la supervivencia nacional de Corea del Norte, y por último se comprometió a que su país no utilizará sus fuerzas armadas para realizar una ofensiva en el territorio de ese país”, subrayó Castro. “Esto, con la mediación de China, da por tierra con la opción militar y deja abierta la oportunidad para realizar negociaciones directas entre EEUU y Corea del Norte, que impliquen el reconocimiento diplomático de este sistema”, anticipó.
De este modo, en términos estratégicos se realizará muy probablemente en las próximas semanas o meses “una modificación de la cuestión de fondo que se vive en la península coreana”, en términos positivos para la inestabilidad global, que hasta les permite a algunos no descartar un horizonte de acercamiento entre las dos Coreas, la del Norte, con uno de los ejércitos más poderosos del mundo, y la del Sur, con una de las economías más dinámicas del globo. Lo que se dice, una potencia imparable.