Home  >   Economía   >   MovyPark adelanta $110 millones y asume el estacionamiento medido

MovyPark adelanta $110 millones y asume el estacionamiento medido

Transito

Los fondos serán para equipamiento de semáforos y cámaras. La compañía asumirá el control de 5 mil espacios tarifados por 10 años. Antes de fin de año debutará con el nuevo sistema de cobro, que ahora será digital. Se implementará de manera gradual. El valor de la hora será el 55% del litro de nafta súper

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

El nuevo sistema de estacionamiento medido en las calles de la ciudad debutará antes de fin de año luego de que la Municipalidad de Córdoba preadjudicó en las últimas horas la concesión del servicio a la empresa MovyPark. La compañía firmará contrato en los próximos días, tras lo cual tendrá 90 días corridos para hacerse cargo del servicio, según confirmó a Comercio y Justicia el subsecretario de Tránsito, Pablo Farías.
El funcionario dijo que la idea es que el nuevo sistema comience a regir de manera gradual en función de los importantes cambios que implica respecto al actual, de parquímetros y tickeadoras.
Por lo pronto, la empresa adjudicataria, que tendrá a su cargo el servicio por los próximos 10 años, reailzará un anticipo financiero de 110 millones de pesos por el que cobrará una tasa Badlar más un punto porcentual de margen.

Los fondos serán luego devueltos por el municipio con el canon mensual que perciba. La empresa pagará 61 por ciento de la recaudación total como canon. Del monto resultante, 10 por ciento irá a un fondo específico destinado a la Policía Municipal de Tránsito.
El resto se utilizará para pagar el adelanto financiero. Se estima que, en función de la recaudación del sistema, el municipio resignará ese ingreso por al menos dos años hasta cubrir el monto del capital anticipado por la prestataria.
Con los recursos del anticipo financiero, la comuna incorporará nueva tecnología a la red de semáforos al tiempo que adquirirá cámaras para instalar en puntos fijos y móviles –arriba de los colectivos del transporte urbano- con el objeto de controlar el tránsito y eventualmente labrar multas, previa constatación desde un centro de control por parte los personal municipal.
Por lo demás, la concesión implica un cambio radical respecto al sistema de pago vigente.

Tal como indican los pliegos, la prestataria deberá avanzar en la “implementación, puesta en marcha, operación, gestión, administración y mantenimiento de un sistema de estacionamiento medido en la vía pública según las tecnologías actuales”. En ese marco, deberá contar con “provisión y soporte del equipamiento necesario para la fiscalización, control y sanción del sistema que es función indelegable del Departamento Ejecutivo así como la capacitación y asistencia técnica al personal municipal para la operación del equipamiento y en el cumplimiento de las funciones”. Además, deberá aportar propuestas para el diseño de señalética para el sistema de estacionamiento y avanzar en la instalación y mantenimiento de la señalización horizontal y vertical. El contrato exigirá a la empresa desarrollar una matriz de puntos de venta y el equipamiento correspondiente.
“En la zona de cobertura deberá haber un punto de venta cada 100 metros”, reveló Farías.
Una vez en marcha, el nuevo sistema permitirá estacionar en unos cinco mil lugares habilitados pagando 10 pesos la hora (en rigor, la tarifa base es ésa pero luego se corregirá con la referencia del 55% del litro de nafta súper) y con diferentes mecanismos de cancelación. Con los datos del dominio del vehículo, se podrá comprar crédito en una boca de expendio en donde se cargará vía electrónica el ingreso del monto y el tiempo asignado. El mínimo será de una hora y se fraccionará luego cada media hora. También se podrá pagar a través de una aplicación para teléfonos inteligentes. La app permitirá comprar crédito por medios electrónicos (tarjetas, por ejemplo), que se irá consumiendo a medida que se utilice el sistema.

La aplicación debe ser activada al momento de estacionar y luego deberá desactivarse. Otra alternativa será la de adquirir crédito por Internet y activarse vía SMS al estacionar y luego desactivarlo al concluir el tiempo de estacionamiento. En los casos de pago electrónico, el mínimo será de media hora y luego se podrá fraccionar cada minuto. En todos los casos, la constatación del pago en tiempo y forma la realizarán inspectores de tránsito municipal a través de la lectura del dominio del vehículo. Por lo demás, la concesionaria deberá proveer ocho grúas y espacio para llevar los rodados que se encuentren en infracción y que deban ser removidos de la vía pública.
El horario hábil será de 7 a 21 y los sábados hasta las 14.

Farías admitió que el cambio del sistema no será sencillo, no tanto por la nueva mecánica de pago sino porque, ante el deterioro progresivo del mecanismo de parquímetros y tickeadoras y la falta de controles más rigurosos, el estacionamiento en el micro y macrocentro está hoy lejos del respeto por las normas básicas de tránsito en vigencia.
La modificación de esas conductas probablemente requiera tiempo.
Por lo pronto, a diferencia del sistema vigente, aquellos vehículos que se encuentren en infracción por no haber pagado el estacionamiento, podrán ser removidos por una grúa. Obviamente, eso ocurrirá sólo si excedió las cinco horas en el lugar.
En cualquier caso, por infracciones de estacionamiento, se podrá pagar con descuento del 50 por ciento por pago voluntario hasta 48 horas de labrada el acta y sin necesidad de concurrir al Tribunal de Faltas
“Podrá hacerse desde un punto de venta o bien desde el propio celular”, explicó Farías.

Bicisendas, en carpeta

Con la  estrategia de desincentivar el uso e ingreso de vehículos al micro y macrocentro, el municipio apunta a fortalecer alternativas o ampliar otras.
Además de mejorar el sistema de transporte público, se pondrá fuerte énfasis en sumar nuevas ciclovías o bicisendas.
De hecho, Farías se explayó respecto de los diferentes corredores en los que se intervendrá para dotar de vías seguras para un sistema de bicicletas que se ofrecerán en alquiler para realizar diferentes tramos, tal como existe en otras ciudades, por ejemplo, en Buenos Aires.
La intención es que esas bicisendas discurran desde calle Deán Funes a la altura de Arturo Orgaz hacia el centro. En tanto, en la zona céntrica, se diseñarán estas vías en un “cuadrado” conformado por las calles Caseros-Entre Ríos, Santiago del Estero al este, parte de la costanera del Suquía al noreste –se construirá una rambla sobre el río- y Sucre al oeste.
En tanto, también se construirá una ciclovía por calle Rosario de Santa Fe hasta Deheza en barrio Juniors y hasta el norte por Ituzaingó hasta llegar a Yrigoyen.
En todos los casos, la idea es que esas vías discurran por el margen izquierdo de la calle y por esas arterias no circule el transporte urbano de gran porte.
El desafío es avanzar en el corto plazo con ese proyecto que financiaría la Nación, según admitió Farías.