Home  >   Economía   >   Comerciantes prevén un primer semestre difícil y una inflación por encima de 18%

Comerciantes prevén un primer semestre difícil y una inflación por encima de 18%

consumo

Darío Brasca, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC) proyectó una primera etapa influenciada por las subas de tarifas de servicios públicos y privados, así como por las negociaciones paritarias que dificultarán el consumo de las familias. Descree además, que se pueda cumplir con la meta de precios del Banco Central. Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

El año 2017 se hizo cuesta arriba para muchos empresarios dedicados al comercio y los servicios en la provincia de Córdoba. Si bien las estadísticos lograron mostrar una recuperación de la actividad hacia el final, descreen que la batalla haya concluido y preanuncian un primer semestre “complicado”.
Así lo graficó Darío Brasca, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC) quien, en diálogo con Comercio y Justicia, hizo un balance del año y adelantó proyecciones.
-Fue un año difícil. La reactivación del consumo tardó en llegar y fue moderada. Creció recién en el segundo semestre y sólo en algunos rubros, no para la totalidad. La segunda mitad fue mejor que la primera y creo que ese fenómeno se va a repetir en 2018, con una primera mitad de año complicada, difícil y un segundo semestre con una reactivación.

-¿A qué obedece esa previsión de un primer semestre “complicado”?
-Va a haber incrementos de tarifas en los servicios públicos, subas en los servicios privados, las paritarias, todo lo que hace más dificultoso que la gente consuma.

-¿Qué proyecciones tienen para este año respecto del comportamiento de los precios?
-Creo que el comportamiento del dólar termina afectando en lo que son las tarifas y los servicios públicos, porque diría que se incrementa el combustible, la energía eléctrica, el gas, por lo que indudablemente las tarifas van a tener un crecimiento más allá de lo pautado. Asimismo, hay precios que están determinados de alguna manera por el precio internacional de las commodities, como el aceite, la harina, o como el hierro, el acero y el cemento en otros sectores. Creo que el Gobierno tiene un gran desafío por delante, sobre todo por la meta de inflación que se ha planteado cuando se la compara con 2017. Creo que es importante el esfuerzo que va a tener que hacer para cumplir con esa meta. Si bien estimo que la inflación va a disminuir, no sé si va a respetar la pauta fijada. Para mí la inflación va a ser de entre 18 y 20%, lo que comparado con 2017 muestra una baja de más de cuatro puntos, lo que no es poco teniendo en cuenta la historia argentina.

-¿Qué rol va a jugar la tarjeta de crédito en este primer semestre difícil?
-En febrero y marzo las familias empiezan con todos los gastos escolares, las matrículas, los útiles, la ropa, la mochila, los zapatos, entre otros. Si bien todo eso reactiva el consumo en un sector importante del comercio y hay rubros que se favorecen, es evidente que lo hacen en desmedro de otros sectores. Respecto del consumo con tarjetas de crédito, el observatorio del comercio que tenemos en la cámara ha mostrado que a lo largo del año pasado hubo un incremento en el uso de las tarjetas de crédito. Las familias optan, cada vez más, por pagar con tarjetas en detrimento del efectivo.

Creo que esto también está apuntalado por los planes de cuotas largos y algunos descuentos que hacen los comerciantes, o las bonificaciones que hacen los propios bancos emisores de las tarjetas. Básicamente, ronda entre 65 y 70% la participación de las tarjetas en el volumen de pago.

-Sin embargo, en los últimos meses del año pasado se vieron muchas promociones en las que el comercio incentivaba el pago en efectivo…
-Sin duda, y eso es por el costo que tienen las comisiones que cobran las tarjetas. Por eso el comerciante opta por hacer un descuento interesante.

-Ya se activó a partir del 1 de enero una nueva baja en las comisiones que cobran las tarjetas a los comerciantes, como parte de un acuerdo que ya se había logrado en 2017. ¿Cree que esa baja puede llegar a los precios tal y como se anunció?
-El monto de la baja en la comisión no es significativo para nada. Es muy difícil que se traslade a precios. La merma es casi imperceptible a la hora de cargar el costo a un producto. Creo que el comerciante va a apostar más por volver interesante una promoción por pago de contado, que tiene la posibilidad de ver materializado el resultado de forma inmediata, y -en el caso de las tarjeta de crédito- a disponer de algunos planes de cuotas que le permitan al consumidor adquirir algún bien con facilidades para el pago mensual.

-Días atrás, una disposición del Banco Central determinó que los comercios puedan vender dólares a partir de marzo sólo inscribiéndose en un registro ¿cómo ve esa posibilidad?
-Creo que es una medida más, que favorece la oferta y demanda de dólares en el mercado, para que la comercialización no se concentre en determinados jugadores que manejen el tipo de cambio. Por otra parte, creo que esta medida puede también terminar formalizando lo que ya sucede en algunos comercios, aunque no de manera habitual, porque no todo el mundo va a comprar algo con dólares. Va a servir para el turismo indudablemente, restaurantes, hoteles, todo eso va a ayudar. De igual modo hay que ver la legislación que vaya a determinar el Banco Central en cuanto al control de todo esto. Para el comercio creo que es un servicio más y suma. De igual modo, no creo que a todos les vaya a interesar implementar esta opción. Además, habrá que analizar cuestiones que tienen que ver con la seguridad, para poder darle garantías y tranquilidad al que vaya a cambiar, comprar o vender dólares.