Home  >   Comercio Exterior   >   Industriales del biodiésel anticipan menos empleo y más conflictos

Industriales del biodiésel anticipan menos empleo y más conflictos

planta-biodiesel

“El impacto se sentirá en toda la cadena, en el trabajo en el sector y en menores precios a los productores sojeros”, anticiparon referentes del sector, quienes se manifestaron “shockeados” por el anuncio. Estiman que la menor producción derivará en sobreabundancia de aceite de soja

Por Javier De Pascuale – jdepascuale@comercioyjusticia.info

Una mezcla de sorpresa, desagrado y, en el fondo, decepción es lo que se vive en estos momentos en los pasillos de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), que agrupa las empresas que industrializan el aceite de maíz para elaborar biodiésel, luego de la decisión de Estados Unidos de multiplicar hasta por 14 veces el arancel de entrada de este producto a su mercado doméstico, principal destino -hasta ahora- de las exportaciones argentinas al mundo.
“Estamos totalmente shockeados. No lo esperábamos. La verdad es que no llegamos a entender por qué nos ponen este arancel que no tiene ningún sentido y que lamentablemente va a cortar nuestras exportaciones, con alto impacto en toda la cadena”, confió, lúgubre, Luis Zubizarreta, presidente de Carbio, en diálogo con Comercio y Justicia.
“La decisión fue absolutamente sorpresiva. Se nos imputa de tener subsidios, cuando la Argentina no subsidia, de hecho esto ya lo resolvió la Organización Mundial de Comercio (OMC). Aparte el nivel de los aranceles hace que se cierren las exportaciones”, estimó el dirigente empresarial. Para Carbio, por el peso que tiene el mercado estadounidense para las exportaciones argentinas de biodiésel en el mundo, así como por el alcance de las ventas de este producto en las exportaciones totales de Argentina a ese país, “esto va a generar un problema en la balanza comercial, extendiéndose además hacia toda la cadena sojera”.
En el mercado estiman que la menor producción de biodiésel derivará en sobreabundancia de aceite de soja, por lo cual “vamos a tener que salir a vender aceite en un mercado sobreofertado y por lo tanto tendremos una capacidad de pago menor al productor” sojero, deslizaron voceros del sector industrial, anticipando de este modo conflictos entre las diferentes puntas de la cadena sojera nacional.

“Esto es ir para atrás en este proyecto grande que tiene la Argentina de convertirse en el supermercado del mundo, de producir cada vez con mayor valor agregado y con trabajo argentino. EEUU era el único destino prácticamente de nuestras exportaciones de biodiésel. Esta medida afectará el empleo de la industria, sin dudas”, advirtió Zubizarreta, quien lamentó: “Sentimos que tenemos la razón, nos costaba creer que nos iban a imponer un arancel injusto pero además teníamos la sensación de una buena onda política que podía al menos calmar los vientos proteccionistas” que llegaron con el cambio de gobierno en ese país de Norteamérica. Consultado sobre si la medida sólo alcanzó a Argentina, el titular de los industriales del biodiésel precisó que “afectó también a Indonesia, los dos principales productores de biodiésel, aunque a la larga va a afectar al consumidor norteamericano, ya que va a quitar competencia y va a permitir que los precios internos suban”.
Sobre la estrategia de acción ante la medida, el empresario -también gerente de Louis Dreyfus Commodities en Argentina- recordó que “la OMC ya le dio la razón a Argentina. Me temo que va a suceder lo mismo con EEUU, sólo que va a pasar mucho tiempo y en el mientras tanto nos quedamos en el banquito mirando desde afuera”.
“La alternativa -agregó- es volver a abrir Europa, cosa que está próxima ya que esperamos tener buenas noticias en las próximas semanas. Tal vez se podría incrementar el corte local en los combustibles. Y, por supuesto, habrá que seguir cooperando con las autoridades estadounidenses para que cambien esta decisión”.
Argentina es el segundo productor mundial de biodiésel pero el primer exportador, con EEUU casi como único mercado, con envíos por 1.240 millones de dólares al año.
Se estima que la decisión congelará inversiones previstas para ampliar la capacidad industrial en el sector, principalmente el proyecto de Renova en Santa Fe, de US$430 millones. Córdoba concentra plantas de etanol; de biodiésel tiene plantas menores.

Proyectos, al freezer

Aunque provisoria, la medida de EEUU golpea fuertemente toda la cadena sojera. Mientras los precios en EEUU suben, en el país bajan.

Estiman que se congelarán los proyectos de inversión en marcha, principalmente en Santa Fe y Buenos Aires. Córdoba se dedica más al etanol.

La esperanza de los industriales está ahora en la firma de un acuerdo con la Unión Europea. Puede haber anuncios “muy pronto”.

Acciones del Gobierno para contrarrestar medidas de EEUU

El Gobierno analiza los pasos a seguir a raíz de la decisión tomada por el Departamento de Comercio de Estados Unidos de fijar un arancel prohibitivo a la importación de biodiésel argentino, estrategia que contempla una negociación directa con las autoridades Washington, reclamar ante la OMC, o impulsar un diálogo entre privados con el objetivo de explorar un acuerdo.
De lo que sí están convencidos en el Gobierno argentino es que “el monto de los derechos superiores a 50 por ciento (fijado por EEUU) no se corresponde con ningún tipo de investigación objetiva ni metodología aceptable desde el punto de vista de las normas de la OMC”.
Fuentes gubernamentales indicaron a la agencia Télam que se encuentra en estudio la posibilidad de llevar adelante una negociación bilateral con Estados Unidos; recurrir a la OMC en queja o que “los privados se junten y entre contrapartes estén dispuestos a explorar un acuerdo, para autorregularse o convenir cómo seguir”.
Y concluyeron: “Vamos a continuar realizando todos los esfuerzos necesarios para asegurar la continuidad del flujo de exportaciones argentinas de biodiésel, con la vocación de diálogo y de solución de conflictos de siempre”.